¿Qué es el Nodho?

Para empezar es un acrónimo un poco rebuscado:

NOdo de Derechos HumanOs (NODHO)

En el Nodo de Derechos Humanos (NODHO) habemos personas de historias y contextos muy diversos que trabajamos juntos para establecer condiciones que permitan resistir los actos y estructuras que implican relaciones asimétricas y producen abusos de poder. En 2007, aproximadamente en el mes de mayo, el NODHO apareció. En más de una década de existencia o inexistencia, según como se le mire y quén le mire, sin presupuesto, sin oficina, sin organigrama y con muchas personas solidarias y sensibles, el NODHO, y sobre todos quienes con su trabajo le dieron forma, ha construido una forma particular y peculiar de enfrentar las injusticias. Hemos buscado una forma crítica de abordar la acción en cuestiones de derechos humanos, muchas veces efectiva, otras no, pero siempre comprometida y auténtica. No tenemos misión y visión, tenemos preguntas para caminar.

Un nodo es un punto de conexión en una red, no es un todo es una parte de esa red y se define y transforma a partir de sus relaciones en esa red. En este Nodo de Derechos Humanos, habemos personas de historias y contextos muy diversos que trabajamos juntos para establecer condiciones que permitan resistir a las agresiones del Estado o de otros actores en relaciones desiguales de poder.

Aunque el nombre nombre de nuestro “nodo” lleva el apellido de “derechos humanos”, los entendemos y trabajamos desde una perspectiva crítica permanente.  Para nosotros los Derechos Humanos son una herramienta para luchar por la justicia ante abusos  de poder.

Quienes participamos en las acciones y trabajos del Nodho lo hacemos de manera voluntaria y trabajamos con recursos propios. Trabajamos para cualquier colectividad o persona que esté siendo agredida en relaciones asimétricas de poder.  No trabajamos con ni para organizaciones o personas que respondan a intereses político-electorales ni económicos-financieros (legales o ilegales).

Para quienes actuamos desde el Nodho cada asunto en el que intervenimos representa una problema lleno de preguntas que nos guían para resolverlo. Pero nuestra acción en la defensa de derechos humanos también nos representa muchas preguntas, aquí algunas que nos guían recurrentemente:

¿Qué ha cambiado en las formas de agresión por parte del Estado y de otros actores?
¿Qué ha cambiado en las formas y posibilidades de acción desde grupos como el NODHO?
¿Estamos ante un Estado corrupto o la corrupción es el Estado?
¿Se está legalizando la injusticia?
¿Se están legitimando los abusos del poder?
¿Se están normalizando la crueldad y el miedo?
¿Se está institucionalizando la resistencia?
¿Los derechos humanos siguen siendo una herramienta eficaz ante las injusticias?
¿Existen otras formas no-violentas de enfrentar las injusticias más allá del discurso y las herramientas de los derechos humanos?


X años de In-Existencia

En 2017 el Nodo de Derechos Humanos (NODHO) cumplió 10 años. En esta década sin presupuesto, sin oficinas, sin una estructura organizativa rígida, el NODHO, y sobre todos quienes con su trabajo le dieron forma, ha trabajado en casos muy diversos, desde su intervención en las secuelas del movimiento oaxaqueño de 2006, pasando por el movimiento magisterial en Puebla en 2008, el acompañamiento a defensores de derechos humanos agredidos y a comunidades amenazadas, la oposición a la #LeyBala poblana en 2015 o el acompañamiento a los afectados por el sismo de 2017. Durante este tiempo los integrantes del NODHO han provenido de experiencias muy distintas y han trabajado después en entornos muy distintos, pero una característica común de quienes han colaborado en el NODHO ha sido y sigue siendo su intolerancia a las injusticias.


Lo que nos planteamos cuando empezamos a trabajar en 2007

 


Professional Services

 


Comprehensive Programs

 


Amazing Results